top of page

Jesucristo se jubila

Actualizado: 10 abr




Se acaba el 2023, pero... ¿dos mil veintitrés años de qué?


Del nacimiento de Cristo, digamos que un solo humano pudo partir en dos la historia de occidente, y para ser honestos del mundo entero. Hoy estamos experimentamos en carne propia el nacimiento de una nueva era, una que podría hacernos replantear nuestra línea temporal, justo como lo hizo un carpintero de Nazaret hace unos cuantos milenios.



Retrocedamos un poco. Cuando Jesús andaba por ahí convirtiendo agua en vino, probablemente no pensó en cómo su legado reconfiguraría los calendarios. Pero aquí estamos, dividiendo la historia entre lo que ocurrió antes y después de él.



¿Será que estamos al borde de una reconfiguración similar?


Consideremos los datos: OpenAI, con su ChatGPT y DALL-E, no solo ha revolucionado nuestra interacción con la tecnología, sino que también ha redefinido la creatividad y la productividad​​. Google, con su tardío pero ambicioso Bard, y otros gigantes tecnológicos se han sumado al carro de la IA, marcando un claro antes y después en la industria​​.


Pero como todo buen cuchillo bien afilado, te puede salvar la vida, pero también quitártela. Con la promesa de automatizar hasta el 70% de las actividades laborales, la IA está configurando un futuro donde el trabajo humano podría ser muy diferente​​. Y mientras los optimistas ven un mundo de oportunidades, los pesimistas están sacando cuentas de cuántos trabajos podrían desaparecer.


Yo prefiero ser optimista al menos en el corto plazo. Al igual que el cristianismo trajo esperanza y un nuevo sentido de propósito a muchos, la IA puede ser nuestro boleto hacia un mundo más inteligente y eficiente.


Imaginen un mundo donde la IA resuelva problemas complejos, desde el cambio climático hasta enfermedades incurables. Donde la creatividad humana se vea potenciada por máquinas que no duermen.


Desde los días en que Jesús caminaba por Galilea hasta la era de las máquinas que aprenden, hemos evolucionado y nos hemos adaptado. La IA no es el fin, sino el comienzo de un nuevo capítulo emocionante en nuestra saga humana.



Así que, mientras levantamos nuestras copas para el 2024, hagámoslo con un espíritu de curiosidad y esperanza. Porque, al igual que el paso de A.C. a D.C. trajo un nuevo mundo, la I.A. lo está haciendo ¡Brindemos por eso, feliz 2024!

Comments


bottom of page